EL MAL DE LA MUERTE

Instalación escénica sobre la obra del mismo nombre, escrita en 1982 por Marguerite Duras.

Proyecto FONDART

Puesta en escena : Raúl Miranda

actuación :

Alessandra Guerzoni LA MUJER
Eduardo Paxeco EL HOMBRE

asistente de dirección : Oscar Vásquez

iluminación : Esteban Sánchez

sonido : Andreas Bodenhofer

tv/video : Eduardo Cerón

construcción : Antonio Maldonado / Marcelo Cepeda

grafica : Nina Gutiérrez

fotografía : Américo Tapia

producción : Blanca Lewin / Lorene Prieto / minimale

fecha : julio - agosto 2002

lugar : Hall Central / Salón Blanco Museo Nacional de Bellas Artes

 

1-.puesta en escena.

“El Mal de la Muerte” o el ocaso de los afectos, texto representable escénicamente según su propia autora, nos sirve como pretexto de presentación de lo insondable, de la absoluta conciencia de la esterilidad de la existencia y del permanente vínculo entre Eros y Thanatos.

Marguerite Duras, nos muestra por medio de la carnalidad la soledad de un hombre y una mujer.

La relación o no-relación que se establece entre ambos da cabida solo al desamparo. La intimidad física se transforma en una barrera en donde la entrega , las carencias y el miedo destruyen la posibilidad de la intimidad afectiva.

Esta historia nos muestra brutalmente la incapacidad de establecer lazos, vínculos afectivos con “el otro”; la inmediatez mediática de nuestras vidas, la desacralización y el vacío existencial, han creado seres cuyos egos no permiten el desarrollo de los afectos.

El montaje subraya espacial y actoralmente esta No-Relación.

El hombre dirá los textos a su imagen reflejada en un espejo buscando reconocerse a si mismo.

El actor actuara para si.

La mujer dirá los textos a una cámara digital conectada a un Tv., convirtiéndose en una imagen mediática.

La actriz actuara para un público inexistente.

Ambos actores no tendrán mayor interacción que sus voces. No se verán entre si ni al publico; para que de esta manera solo habite el espacio intervenido por ellos y los espectadores, la mediatización de las relaciones, su imposibilidad.

2-.descripción del montaje.

2.1-.espacio escénico :

Este constará de una tarima de azulejos blancos de 3 x 3 metros y de 10cm. de altura.

Este cuadrado blanco y aséptico será el espacio social en donde se vivencia la no-relación.

Sobre el, se ubicara un cubo de 60 x 60 cm. que contendrá un televisor y que servirá como lugar físico e intelectual del hombre – actor, el cual se observará en un gran espejo ubicado simétricamente fuera de los azulejos.

A un costado y sobre este micro mundo se ubicará una tina blanca que contendrá el cuerpo de la mujer – actriz sumergida en agua.

Una cámara estará dirigida sobre ella, obteniendo un permanente primer plano de su rostro, el cual será transmitido por el televisor que sirve de asiento para él.
Un micrófono amplificara los sonidos del agua al moverse ella.

El diálogo entre el hombre y la mujer será captado por el público a través de las imágenes no-físicas de los actores.

Un modulo de 3 x 2.40 x 1.20 de azulejos negros será el soporte del espejo de iguales dimensiones, así como contendrá a los actores al comienza y fin de la función, en una doble lectura como espacio metafórico y funcional.

La descripción de Marguerite Duras (voz en off) de la puesta del texto dará inicio al espectáculo.

2.2-.espacio instalativo :

Al depurado espacio escénico, que en si ya es una intervención dentro del Museo, se le sumará la ausencia del corpus actoral para ser reemplazado por el público anónimo que transita por el Hall del Museo, al ver sus propias imágenes reflejadas en el gran espejo o en el televisor al ser captadas por la cámara.

La voz grave, oscura de una mujer dirá constantemente la descripción que M.D da de la puesta en escena de su obra.