INVENTARIO

Festival Internacional de Artes Escénicas y Transdisciplina
Factoría Italia. 17 de abril de 2012 / 20:30 Hrs.
Proyecto  IBERESCENA / Festival FIDET

 

INVENTARIO es un cortometraje y performance (Live Cinema), sobre el manuscrito de Alfredo Viel, Cónsul General de Chile en Francia en 1936, del contenido inventariado de 2 baúles pertenecientes al ciudadano chileno Luis Gormaz, muerto en Frankfurt en 1934. Con este film se evidencia el archivo histórico como un ejercicio reduccionista, donde el contenido define y cosifica una ausencia.

Dirección General: Raul Miranda
Realizador Cinematográfico: Rocio Jadue
Performers: Eduardo Paxeco
/ Iñigo Urrutia / Carlos Concha
Música: Ernesto Parada
Asistente Diseño: Rafael Rivas-Varas
Documentación: Archivo Histórico MINREL
Producción: Minimale

Proyección: Trimex

Este proyecto es resultado colateral de una investigación para el documental UN ACTOR, sobre el desconocido actor chileno Enrique Riveros, protagonista de “LA SANGRE DE UN POETA”, primer filme del artista francés Jean Cocteau. Parte de esta investigación correspondió a revisar los archivos de la embajada de Chile en Francia y el consulado en Paris, en donde fueron hallados diversos documentos entre los que se encontró un inventario de objetos propiedad del ciudadano chileno Luis Gormaz, el cual fue levantado en enero de 1936, por Alfredo Viel, cónsul de Chile en Paris.

Estos documentos despertaron mi interés y me dieron la oportunidad de aplicar un ejercicio básico de la formación realista de actuación, el cual es aplicar el análisis tridimensional del personaje o circunstancias dadas, para crear una imagen, ficción y guion apropósito de una persona real del cual solo conocemos los objetos que dejo tras su muerte. Es así que teniendo un material que hubiera dado pie a una ficción dramática a través de un texto, opte por crear diversas capas de información sin maquillar la realidad de los objetos con la idea de la representación de ellos, es decir, los actores que participaron en los diversos niveles del trabajo (cortometraje, performance en vivo y conexión on-line), no representaron personaje alguno, siendo ellos mismos estando al servicio de los estímulos creados para ser decantados por los espectadores o usuarios de los registros que están red.

Aquí presentamos un ejercicio artístico que supuestamente escenifica una investigación y que revive la memoria de dos chilenos olvidados en el tiempo.

RM

INVENTARIO

Presentación

(Iñigo entra a la sala vestido de frac, llevando una botella de champaña y dos copas, saluda a sus conocidos, le pide a alguien que sostenga las copas, abre la botella, sirve el vino en las copas, uno para él y la otra para quien le ayude... se acerca al micrófono y hace un brindis. Bebe hasta el fondo).

Buenas noches...

Buenas noches... Hola

¿Cómo esta?... un gusto... Buenas noches...

¡Buenas Noches!

(Brindis)

¡Salud!

...

Bienvenidos a esta presentación de Minimale en el Festival Fidet.

Es un placer contar con vuestra presencia en este lugar tan encantador, disfrutando de esta maravillosa música, proyecciones, cortometraje y de mi sonrisa.

Bien, esta noche estamos reunidos para recordar... Inventario tiene como fin recordar a Luis Gormaz y a Alfredo Viel. Dos chilenos perdidos en los archivos históricos del Ministerio de Relaciones Exteriores; dos de los muchos que han sido olvidados y llevados al anonimato por sus familias, la política, la historia y esa amnesia crónica y perversa que padece nuestro país.

Gormaz y Viel, fueron de esos chilenos despatriados y desclasados en la Europa de los años 20 y 30; de aquellos chilenos que llegaron en busca del conocimiento, el placer y la libertad que Paris otorgaba a raudales a quienes se entregaban al frenesí de lo nuevo, de lo único, de lo insuperable... de lo sorprendente... de las vanguardias.

Gormaz, un poeta muerto en Frankfurt y Viel el Consul de Chile en París por más de 10 años, compartieron con aquellos modernos que supieron de un mundo distinto al de su origen, algunos multimillonarios socialité como Eugenia Huici, Arturo Lopez Willshaw, Tony Gandarillas o artistas como Vicente Huidobro, María Luisa Bombal, Juan Emar, Sara Malvar, Álvaro Guevara y el desconocido y magnifico actor Enrique Riveros, estrella del cine europeo. Todos ellos vivieron y gastaron sus vidas lejos de su tierra y los que volvieron fueron rápidamente olvidados o sepultados en vida.

De Gormaz solo sabemos lo que contenían sus baúles, sus poemas e historias se desvanecieron en el tiempo; de Viel apenas sabemos algo más de su vida pública,..., es una tristeza constatar que la muerte....

En fin, esta noche ustedes sabrán que ellos existieron.

...

Ahora les leeré un interesante texto escrito con motivo de este acto

 

INVENTARIO Y LOS ECOS DEL CUERPO

Curatoría de obra Inventario de Minimale por Valeria Radrigán

La propuesta INVENTARIO de Raúl Miranda, es definida por su autor como una instalación escénica, nomenclatura que nos habla de su devenir entre una experiencia plástica-expositiva hacia lo performativo-dramático. Hibridada desde este lugar, la obra propone un tránsito del espectador a través de 4 escenas simultáneas e independientes que, dialogando entre el cuerpo físico, cuerpo fílmico y cuerpo virtual, nos permiten acercarnos hacia el tránsito de un personaje anónimo y nómade.

Es el eco de Luis Gormaz, chileno muerto en Frankfurt en 1934, el que se devela a través de un inventario de sus objetos personales. Este archivo realizado por Alfredo Viel, Cónsul General de Chile en Francia en 1936, se percibe como un ejercicio reduccionista, donde la lectura del contenido define y cosifica una ausencia.

¿Quién fue Luis Gormaz? ¿Por qué un chileno aparentemente suicidado en Alemania es inventariado por un cónsul en Francia?

Al parecer a este fantasma sólo nos podemos acercar a través de su nomadismo: de sus pertenencias percibimos que son utensilios de viaje, de paso, de tránsito tal vez este personaje sólo fue devenir y es en ese devenir que se define.

La cosificación de lo humano a través de sus reductos, cobra así otra lectura, ya que sólo podemos acceder el cuerpo humano de Gormaz a través de cuerpos- objeto. Su rastro, su huella, su viaje, está absorbido por el contenido de cada uno de los baúles inventariados, los cuales mutan aquí en objetos de culto. Surge con ello la imagen de la última vestimenta de un muerto, y la belleza del luto que esto demanda.

Si pensamos además que estos objetos en sí mismos también son reducidos y abstraídos a través de su archivo, numeración y clasificación, nos encontramos con que de ellos se extrae también sólo la poética de un nombre ausente, ya que como cuerpos también fueron destruidos por el olvido.

Es entonces un potente ejercicio de ecos esta propuesta: el fantasma de Luis Gormaz, que ronda a través de objetos, que son inventariados, cobra vida a través de la misma fría reducción que parece alejarnos de su humanidad. Desde una perspectiva estética, este juego de ausencias-presencias tiene directa relación con los formatos que cruza la puesta: el cuerpo físico del performer, su huella fílmica y su desmaterialización virtual. Aquí recordamos a Brea y sus Tres eras de la imagen (¿Tres Ecos de la imagen, podríamos parafrasear?): imagen- materia, film y e-image, tipologías que bien hablan de los tres niveles de representación de esta puesta.

Lo trans funciona aquí en todo nivel: tránsito del viaje de Luis, de su cuerpo a los objetos, del devenir de estos en palabra fría, y mutación del dispositivo teatral desde lo físico, corpóreo hacia lo plástico a través de su mediatización y virtualización total. Así, el giro o negación que se propone aquí para la escena se devela como fundamental para hablar de los ecos del cuerpo; cuestión que pareciera ser sólo factible de representar a través de una propuesta llena de

hibridez, característica de la producción de MINIMALE y continuación directa de trabajos como Imperfecto (2011) y Un Actor (documental fílmico en proceso).